Balanza Comercial: Definición, Calificaciones, Fórmula e Importancia

La balanza comercial (del inglés Balance of Trade, BOT), también conocida como el balance de comercio, es la suma total de las exportaciones de una nación menos el valor de sus importaciones. Su valor se expresa en forma de moneda. Se dice que un país tiene un desequilibrio o déficit comercial si sus importaciones son mayores que sus exportaciones.

Tiene tres estados básicos (superávit, déficit y saldo) y consiste en la suma de todos los productos y servicios vendidos o comprados por personas físicas o jurídicas. La función principal de la balanza comercial es demostrar, a través de medidas y categorías económicas, la situación financiera de las naciones.

En teoría, un déficit comercial puede afectar los niveles de empleo de un país si sus bienes no se compran en el extranjero. Eso se debe a que el país cuyos bienes no disfrutan de la demanda interna o extranjera podría perder puestos de trabajo en la fabricación de esos bienes, lo que podría causar que la economía sufra. Eso sucede cuando países extranjeros fabrican y venden los mismos productos a un precio mucho más bajo que los productos fabricados en el país. Los productos nacionales no pueden competir, por lo que una mayor parte de la fabricación se subcontrata al país que los produce al menor costo.

balanza comercial definición

Definición y origen de la balanza comercial

Durante mucho tiempo los países han realizado transacciones comerciales entre sí, estas provienen de la compra y venta de multitud de productos, este flujo comercial corresponde a quienes compran o importan, llamados importaciones; y quien vende o exporta, llamado exportar.

Su surgimiento se remonta al siglo XV, una época en la que se formaron los estados modernos y una mayor comprensión de la economía a nivel nacional e internacional.

El comercio se da por diferentes motivos como, por ejemplo, el clima, en Europa el clima es templado, por lo que la producción de caña de azúcar (materia prima en la producción de azúcar), que es un cultivo de clima tropical, no es viable, por lo que es más conveniente importar de países que tienen esas características y son productores.

Este intercambio comercial constante se deriva del proceso de la balanza comercial, por lo que cuando un determinado país genera un volumen financiero de exportaciones que excede al de las importaciones, su balanza comercial es positiva, lo que se conoce como superávit.

Por otro lado, si el valor de las importaciones se vuelve superior al de las exportaciones, la balanza comercial es negativa, ya que ingresan más productos de los que salen, es como si un trabajador en un mes dado gastara una cantidad que excedía su salario, endeudándose o negativo financieramente. Para obtener un resultado de la balanza comercial, es necesario restar el total de las exportaciones del total de las importaciones, por lo que el saldo puede ser deficitario o superávit.

En el transcurso de varias décadas, lo que sucedió en el mundo a este respecto fue que países que aún no se habían industrializado comercializaban productos industrializados de países desarrollados, pagaban un precio alto por dichos bienes y, a cambio, los países pobres vendían productos primarios con precios extremadamente altos. valor alto menor, lo que resulta en una enorme disparidad comercial, contribuyendo al enriquecimiento de naciones importantes y generando un déficit muy grande en los países pobres.

Balanza comercial

¿Cómo actúa?

La balanza comercial impacta directamente en el cálculo del Producto Interno Bruto del país, el PIB. Básicamente, el PIB se puede dividir en cuatro componentes principales: inversiones privadas, consumo de población, gasto público y saldo de transacciones con países extranjeros.

Por tanto, siempre que mejore alguno de estos factores, tendrá un impacto positivo en el resultado global del PIB. Esto significa que, si la economía se calienta y las familias comienzan a consumir más, por ejemplo, esto hace que el PIB aumente.

El mismo patrón se repite con los demás componentes del índice. Por lo tanto, cuando la balanza comercial es favorable y presenta superávit, esto significa que están ingresando más recursos al país, mejorando la economía y generando más ingresos. Por tanto, el PIB tiende a crecer tras este resultado positivo.

Sin embargo, cuando la balanza comercial muestra un déficit, la economía se tambalea. El PIB acaba sufriendo este impacto y tiende a manifestar también un resultado negativo.

Fórmula

La balanza comercial es el resultado del valor de las exportaciones de un país, restando el valor de sus importaciones.

Exportaciones (en moneda) – Importaciones (en moneda) = Balanza comercial

También se puede medir como porcentaje.

La denominada tasa de cobertura se deriva de la relación entre exportaciones e importaciones.

(Exportaciones / Importaciones) x 100% = Tasa de cobertura

¿Cuáles son las calificaciones de la balanza comercial?

Cuando el volumen de las exportaciones es mayor que el de las importaciones, se dice que existe un estado de superávit comercial. Cuando los volúmenes coinciden, existe un estado de equilibrio comercial.

Finalmente, cuando el volumen de las exportaciones es menor que el de las importaciones, el estado tiene un déficit comercial.

La diferencia entre superávit y déficit comercial

En el contexto de la balanza comercial, es muy común escuchar los términos déficit, superávit y saldo. Estos conceptos están relacionados con el resultado del cálculo del indicador.

Cuando hay superávit, esto significa que la balanza comercial fue positiva, es decir, que el volumen exportado por el país fue superior al importado. Por lo tanto, la nación recibió más dinero del que gastó.

En el caso del déficit ocurre lo contrario: el país importa más artículos de los que exporta, dejando un saldo negativo, ya que gasta más en productos extranjeros de lo que recibe para su producción. El estado de equilibrio comercial ocurre cuando los valores de importación y exportación son equivalentes, dejando estable el saldo del país.

La balanza comercial suele descomponerse por producto y por país (balanzas comerciales bilaterales). Es relevante el grado de concentración del desequilibrio en el comercio causado por uno o pocos productos básicos. Si la concentración es alta, una política industrial específica podría mejorar el equilibrio (por ejemplo, reducir el desequilibrio).

Por otro lado, si el déficit se debe únicamente a unos pocos socios, las negociaciones comerciales proactivas y basadas en el consenso con ellos podrían resolver el problema con bastante rapidez. Aunque es menos general que la balanza comercial, que incluye tanto bienes como servicios, la » balanza de mercancías «, que incluye sólo bienes y no servicios, se utiliza en ocasiones debido a una mejor disponibilidad de datos.

¿Cuáles son los factores que influyen?

Los principales elementos que impactan las transacciones que componen la balanza comercial son:

–  Impuesto cambial

Cuando la moneda nacional se valora frente a monedas extranjeras fuertes como lo son el dólar y el euro, esto significa que las importaciones deben ser más baratas y pueden apalancarse.

Lo mismo ocurre cuando la moneda nacional está baja, devaluada. En estos momentos, las exportaciones pueden beneficiarse, ya que los productos nacionales se vuelven más baratos y competitivos para los compradores internacionales.

– Relación oferta y demanda

Todos sabemos que la economía internacional está estrechamente relacionada. Por lo tanto, si los socios comerciales del país X están experimentando un escenario de recesión económica, demandarán menos bienes y se espera que el número de exportaciones del país X disminuya.

Así, el precio de los productos ofertados también bajará, ya que la oferta es grande para una demanda pequeña. Esto también ocurre cuando los socios comerciales compran más de lo que el país X puede producir, lo que aumentará el precio de los productos.

Todas estas fluctuaciones en la economía mundial afectan directamente la balanza comercial de los países.

– Grado de proteccionismo

Además, las medidas económicas proteccionistas también afectan al indicador. Cuando un país lanza impuestos o restricciones a las importaciones de otros países, sus productores nacionales pueden beneficiarse.

Sin embargo, los socios globales pueden sufrir, ya que podrán realizar menos transacciones comerciales con ese país. Así, las variaciones en estas medidas tomadas por los gobiernos tienen un impacto directo en la balanza comercial interna y externa.

¿Por qué es importante la balanza comercial?

¿Por qué la balanza comercial es una fuente importante de consulta para los inversores? Pues, como puede verse, luego de escudriñar todas estas características de la balanza comercial, las relaciones internacionales presentan grandes oportunidades de lucro en cualquiera de sus estados.

Momentos de déficit en la balanza comercial, por ejemplo, exigen un mayor enfoque en la rentabilidad potencial de las empresas que se ocupan de productos importados.

A su vez, el superávit indica que las empresas exportadoras tienen una buena demanda en este momento y, por lo tanto, componen un mercado acalorado, con potencial de inversiones.

Monitorear de cerca los resultados de la balanza comercial es una gran estrategia para comprender cómo debería comportarse la economía del país en los próximos meses e incluso años.

De esta forma, es posible elegir mejor qué inversiones serán las más adecuadas a la situación del período. Por ejemplo: en casos de superávit, puede ser interesante enfocar las inversiones en empresas que tienen una buena demanda de exportaciones y, por lo tanto, están involucradas en un mercado acalorado.

En épocas de déficit en la balanza comercial, puede ser más apropiado dirigir las inversiones a las empresas que se ocupan de las importaciones. Por lo tanto, es posible sortear la recesión del mercado interno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *