Estructura organizacional: Definición, Objetivo, Tipos y Beneficios, Uso ideal

0

Las organizaciones y empresas, como los barcos en el mar, necesitan un diseño claro, una jerarquía y procesos bien definidos para navegar en aguas a veces desafiantes y llegar a sus destinos de manera segura. Para esto es la estructura organizacional.

Los barcos tienen diferentes clases para satisfacer diferentes necesidades (barcazas, embarcaciones de transporte, etc.) pero comparten la necesidad de una cadena de mando clara y políticas detalladas y aplicadas para garantizar que la embarcación esté operando con la máxima seguridad y eficiencia. Esto también es cierto para las empresas, que tienen diferentes tamaños y tipos de estructura organizacional, pero comparten la necesidad de políticas y jerarquías transparentes y efectivas para alcanzar sus objetivos.

Al comprender cómo se implementan los tipos comunes de estructuras organizacionales, cómo apoyan a las organizaciones que las utilizan y los desafíos y ventajas que brindan, puedes decidir cuál es la adecuada para tu negocio y comenzar a trabajar para lograr tus objetivos de mayor eficiencia, fuerza competitiva, rentabilidad y más.

Estructura organizacional

¿Qué es la estructura organizacional?

La estructura organizacional es un instrumento en el ámbito de la gestión que busca organizar a las empresas en cuanto a actividades y recursos necesarios para el cumplimiento de los objetivos estratégicos. En otras palabras: es la definición de cómo debe estructurarse la empresa para poner en práctica su planificación, respetando su misión, visión y valores.

En cuanto a la estructura organizacional, es importante entender que una empresa se puede estructurar de diferentes formas, aunque el más conocido es el modelo formal de jerarquía vertical. Asimismo, como su nombre indica, es la forma en que se estructura una empresa. Esto incluye sectores, procesos, comunicación, jerarquía, etc.

Por tanto, la estructura organizacional no es solo una definición de departamentos y jerarquías, sino una combinación de estas decisiones que impactan en la rutina de la empresa, en diferentes aspectos. Esto significa que hay varios tipos de estructuras organizacionals, después de todo, las empresas y los gerentes se diferencian entre sí y tienen necesidades y expectativas distintas.

Aunque conocemos con mayor claridad las estructuras formales, representadas, por ejemplo, por un organigrama, existen otras estructuras que pueden atender las relaciones interpersonales y los cambios sufridos en el ámbito de trabajo en los últimos años.

Así, la estructura organizacional es una herramienta fundamental para evaluar las conexiones y permitir que todos avancen hacia un objetivo único y compartido.

Objetivo

Tener metas y objetivos alcanzables es el primer paso para que una empresa comience a planificar sus acciones y actividades.

Por lo tanto, tener una buena gestión de compras, procesos de mapeo, implementar la contabilidad de costos y fomentar un departamento de backoffice son solo algunas de las estrategias y decisiones que puede considerar.

Todo ello, por supuesto, acompañado de un buen control del indicador clave de rendimiento para el seguimiento de los resultados. Pero, después de todo, ¿qué tiene que ver la estructura organizacional con eso? ¡TODO! Así es: la estructura organizacional es parte fundamental para que comiences a organizar tus movimientos, buscando lograr todo lo que se ha descrito en la planificación estratégica.

Tener una comprensión clara de las personas involucradas y sus roles es vital para tener en cuenta las responsabilidades, compromisos y roles.

De esta forma, toda la empresa estará estructurada para buscar la consecución de los objetivos, respetando los lineamientos rectores y construyendo la cultura e identidad del negocio.

La estructura organizacional permite:

  • Los empleados se sienten integrados en el negocio, aumentando su motivación y compromiso.
  • Se aclaran los procesos, mejorando los indicadores de desempeño.
  • Se crean indicadores de desempeño individuales, además de programas de incentivos y recompensas.
  • Analizar el exceso o la escasez de recursos.
  • Controlar los resultados de la empresa con más veracidad de datos.
  • Gestionar los riesgos potenciales para la salud de la empresa antes.
  • Tener una comunicación eficiente y eficaz con los empleados y el mercado.
  • Diferenciarse, creando una propia cultura e identidad.

Tipos de Estructura organizacional

Ahora que sabes que tener una estructura organizacional solo trae beneficios, aprendamos cuáles son los 4 principales tipos de estructura:

1.- Estructuras funcionales

Las estructuras funcionales son aquellas en las que los miembros del equipo se agrupan en departamentos en función de sus habilidades, especializaciones, responsabilidades y objetivos compartidos.

La comunicación y la toma de decisiones se mejoran tanto por la proximidad física como por el intercambio de herramientas e información. Ejemplos de estructura funcional incluyen tecnología de la información (TI) y organizaciones basadas en contabilidad.

2.- Estructuras divisionales

Las estructuras divisionales centran su atención y actividades en grupos específicos (por ejemplo, mercados, bienes y servicios, demografía de los clientes, etc.). Este tipo de organigrama permite a los equipos colaborar en objetivos organizativos amplios y compartidos, manteniendo un enfoque principal en sus respectivos objetivos específicos.

Los ejemplos de estructura divisional incluyen geográfica (p. Ej., Los equipos desarrollan productos similares con personalizaciones localizadas para diferentes mercados) y basada en productos (p. Ej., Diferentes divisiones se enfocan en un producto específico dentro de una línea de productos más amplia).

3.- Estructuras matriciales

Las estructuras matriciales combinan estructuras funcionales con estructuras divisionales en una disposición de cuadrícula que combina funciones verticales (por ejemplo, roles y títulos organizacionales) con divisiones horizontales (por ejemplo, directores de varias líneas de productos, proyectos, etc.).

Una organización matricial descentraliza la toma de decisiones y proporciona a los equipos una mayor autonomía al mismo tiempo que mejora la colaboración entre funciones para impulsar la productividad general y fomentar enfoques innovadores para la resolución de problemas.

4.- Estructuras híbridas

Las estructuras híbridas son similares a las estructuras matriciales, pero evitan el organigrama de estilo cuadrícula en favor de un arreglo jerárquico donde las actividades comerciales pueden servir para propósitos funcionales o divisionales. Este enfoque popular permite el intercambio colaborativo de datos y recursos al tiempo que conserva las especializaciones específicas de la división.

Otros tipos

Si bien los «cuatro grandes» pueden ser los más comunes, las empresas de todo el mundo también utilizan otros cuatro tipos de estructura organizacional que son de naturaleza más orgánica: Proceso, Circular, Plano y Red.

  • Estructuras de proceso

Las estructuras de proceso se concentran en flujos de trabajo de un extremo a otro para procesos específicos. Sus procedimientos y políticas buscan optimizar las actividades comerciales realizadas al rastrear cómo cada actividad comercial diferente interactúa con las demás dentro de la jerarquía, así como cómo se lleva a cabo cada proceso específico. Esto mejora la adaptabilidad y la flexibilidad para satisfacer la demanda cambiante y las condiciones del mercado.

  • Estructuras circulares

Las estructuras circulares son jerárquicas, pero en lugar de una disposición de escalera recta o pirámide, colocan a los empleados y líderes de alto nivel en el centro y los anillos internos de un círculo y al personal de nivel inferior en los anillos externos. Esta estructura está destinada a fomentar la difusión de información y la inspiración desde el centro y permitir que diferentes divisiones participen como componentes de un todo único.

  • Estructuras planas

Las estructuras planas también se alejan de la jerarquía tradicional, con un enfoque más orgánico y detallado que no toma ninguna forma. En cambio, trabajan para minimizar la distancia autorizada entre funciones y roles al limitar los niveles de gestión. En las estructuras planas, el personal directivo y ejecutivo asume una función más colaborativa que de supervisión, trabajando y comunicándose estrechamente con los miembros del equipo y los directores de proyectos.

  • Estructuras de red

Las estructuras de red son un poco diferentes en comparación con sus pares, ya que generalmente se usan cuando una organización colabora y comparte recursos con otra. Esto podría tomar la forma de dos empresas trabajando juntas o una gran organización con múltiples divisiones ubicadas en varios lugares y con su propio liderazgo y procedimientos. Las estructuras de red son similares a las estructuras de división, pero en lugar de líneas de productos o datos demográficos de destino, pueden ordenar sus actividades y roles comerciales en torno a servicios subcontratados específicos u organizaciones asociadas.

¿Cómo escoger la estructura organizacional ideal para una empresa?

Como hemos visto, existen diferentes tipos de estructura organizacional. Todo depende del tamaño de tu empresa, tu trabajo ideal, el tipo de servicio o producto ofrecido, la región atendida, en fin … diferentes aspectos que pueden impactar a la hora de decidir la estructura ideal.

Es importante que también aclare características como misión, visión y valores, para que la estructura elegida cumpla con estos lineamientos estratégicos y permita a sus empleados estar a la altura de los principios y valores definidos.

La estructura organizacional tendrá un gran impacto en el nivel de complejidad de su empresa. Por lo tanto, si elige una estructura compleja, debe estar preparado para manejar las demandas que puedan surgir (además de los costos).

Por otro lado, sirve para organizar personas, flujos, procesos. Por tanto, no puede ser un factor que entorpezca la dinámica y el ritmo de trabajo en tu empresa.

Precisamente por eso, antes de elegir la estructura adecuada, es necesario tener muy claro los objetivos y necesidades de tu negocio. Evalúa sinceramente el tipo de empresa que estás iniciando o dirigiendo, el tipo de personas que trabajan o trabajarán contigo y lo que esperan de la empresa como cultura organizacional.

Por tanto, busca el modelo de estructura que mejor se adapte a las audiencias y los objetivos estratégicos de tu negocio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here